Cargando…

Odontología Deportiva

¿Practicas deporte con frecuencia?

Si eres una persona que te gusta hacer deporte y te preocupa tu bienestar, seguro que estás al día sobre salud. A hora de realizar un ejercicio físico o practicar algún deporte, hay que tener en cuenta ciertos aspectos saludables, límites sobre los ejercicios y normas deportivas.

La salud bucodental es muy importante para lucir una bonita sonrisa y sobre todo para prevenir enfermedades graves. Sin embargo, esto va mucho más allá, ¿Sabes cómo afecta la salud dental a tu rendimiento deportivo?

El objetivo principal de la odontología deportiva es la de detectar algún problema a tiempo y poder solucionarlo, y así poder llevar a cabo una práctica deportiva agradable y plácida. Hacer de un problema bucodental una mala gestión, puede desembocar en situaciones más complicadas capaz de provocar un malestar general en la salud.

Se conoce de casos específicos sobre futbolistas de primera división a los cuales se les ha asociado problemas musculares, como calambres, que se encontraban relacionados a problemas bucodentales, más específico a caries ocultas en sus piezas dentales.

Tras ser consciente de noticias como estas, las personas que practican deporte son cada vez más consciente de la relación que existe entre el rendimiento deportivo y la salud dental, por lo que todo esto se está tomando cada vez más enserio

Rendimiento deportivo y la salud dental

Las causas principales por las que se encuentra afectado un deportista por su salud bucodental se trata de las infecciones bucales (erosión dental, caries, periodontitis, entre otras) y al mal alineamiento de los dientes (maloclusión).

Este tipo de problemas dentales vienen dado por una acumulación de bacteria en la boca; ya que aquí se puede encontrar una gran cantidad de bacterias que se acumulan en los dientes, llegando a provocar placas bacterianas. Todo esto, junto con una mala higiene dental, puede provocar acumulaciones de gérmenes ocasionando caries, daños en los tejidos de las piezas dentales o periodontitis, comúnmente conocida como piorrea.

Estos problemas a simple vista pueden parecer simples, de modo que con un buen tratamiento y cuidados podrían solucionarse. La cosa se complica cuando la infección consigue pasar a la sangre, pudiendo afectar al conjunto de órganos. Así que desde el momento en que la sangre está infectada, ésta transportará bacterias a los músculos y articulaciones, manifestándose como fatiga muscular o cansancio físico.

El bruxismo es uno de los problemas que más se localizan en deportistas. En algunos casos, éstos se encuentran bajo presión por distintos motivos, generando un hábito donde se aprietan los dientes y a su vez se rechinan. Las consecuencias del bruxismo se detectan como dolores en los músculos de la cabeza, el cuello e incluso en la espalada, y por supuesto todo esto provocará un problema de desgaste en la dentadura.

Consejos para tener una buena salud bucodental

Después de una buena concienciación sobre salud dental, hay que ponerse manos a la obra. Te recomendamos que hagas de estos consejos un hábito hasta conseguir llevarlo a la rutina. Como todos los comienzos, al principio será un poco más duro, pero en cuanto te hagas a ello, todo será mucho más fácil.

Mantener una dieta equilibrada es esencial para tener una buena salud en general y principalmente bucodental. Combinar una dieta rica en nutrientes, proteínas y fibra es suficiente para estar sano. Todo esto junto con una reducción de los azúcares, será un buen camino para conseguir una salud dental de diez.

Una buena higiene bucodental es clave para potenciar cualquier tratamiento dental. Elimina todo tipo de bacteria y sobre todo la acumulación de placas bacterianas en los dientes, lengua y encía. Recuerda utilizar un cepillo de diente y pasta dental adecuado y sobre todo el hilo dental.

Haz visitas frecuentes a tu dentista de confianza. Las revisiones harán que puedas detectar un problema a tiempo y tu salud dental lo agradecerá.

¡Así que ya sabes! Si eres una persona deportista, o no, cuida de tu boca, ésta te lo agradecerá y ¡Sonríe!