Cargando…
Piercings bucales

Cómo afectan los piercings a la salud bucal

Son muchas las personas que adornan su cuerpo con piercings. Una de las zonas más propensas a este tipo de ornamentos es la boca. Piercings en la lengua, el frenillo, los labios o, incluso, las mejillas. La gente se los hace para verse mejor, pero los dentistas advierten que suponen un riesgo para su salud bucal.

Existen modas pasajeras que pasan desapercibidas y al cabo del tiempo nadie las recuerda. Sin embargo, existen otras que puede repercutir en la salud de las personas. Los piercings bucales entran en este último grupo.

La anatomía de la lengua, los dientes y la boca en general, pueden verse afectados cuando introducimos un cuerpo extraño como es un piercing. Así lo asegura nuestra dentista en Coslada, Silvia Conca.

Los problemas pueden aparecer desde el momento en el que se hace el piercing. Pueden surgir complicaciones como dolor, inflamación o incluso infecciones. Otra de las posibles afecciones sería la alergia, que depende del material del piercing y de la tolerancia del cuerpo de la persona.

Sin embargo, los problemas más graves, que suelen aparecer a medio o largo plazo, son los que afectan directamente a la anatomía de la boca. Al colocar un cuerpo extraño en una cavidad, esta tiene que adaptar su forma a este nuevo cuerpo. Los dientes suelen ser los mayores afectados.

Consecuencias de los piercings bucales segun los dentistas
Piercing bucal

A continuación, vamos a ser un breve resumen de las principales lesiones que pueden darse:

Traumatismos y fracturas dentarias

Son las lesiones más frecuentes. El simple hecho de jugar con el piercing puede causar, desde el desgaste de las piezas dentales hasta fracturas de las mismas.

Erosión del esmalte

El roce del piercing contra los dientes puede erosionar el esmalte, llegando a causar sensibilidad o ralladuras en las piezas.

Resección gingival

Suele ser una de las consecuencias más graves de los piercings orales, sobre todo de los labiales. Las encías se retraen y dejan más superficie dental al descubierto, lo que puede provocar la pérdida de inserción del diente.

Esto puede derivar en que la pieza empiece a moverse y finalmente se caiga. El riesgo de que esto suceda aumenta en las personas fumadoras.

Enfermedad periodontal

Los piercings bucales favorecen el acúmulo de placa bacteriana y de sarro. Esto puede provocar gingivitis y derivar en periodontitis.

Halitosis

El exceso de placa bacteriana también puede producir mal aliento.

Todas estas complicaciones pueden producirse como consecuencia de hacerse un piercing en la boca. Sin embargo, es cierto que estas enfermedades pueden prevenirse con un mantenimiento e higiene adecuados.

Es muy importante mantener toda la zona limpia, hacer un buen cepillado y acudir a tu dentista periódicamente.

Recuerda que puedes pedir cita en nuestra clínica dental en Coslada y nos haremos cargo de tu salud bucal, solo tienes que entrar en este enlace. Prevenir y mantener son las claves para evitar, en la medida de lo posible, todas las afecciones anteriormente descritas.