Cargando…

Curiosidades acerca del lavado de dientes

La salud bucodental es fundamental para el bienestar del organismo, por lo que debemos tratar de mantener nuestra higiene bucodental, algo fundamental para la prevención odontológica.

Por ello, establecer rutinas relacionadas con los dientes hará que tengamos una boca sana y limpia. En relación, la higiene de boca controla la placa de bacterias y el sarro que pueda acumularse en nuestros dientes y encías.

Este control es elemental y el mejor modo de lograrlo es el uso adecuado tanto del cepillo de dientes manual como del eléctrico, además de hilo dental y los cepillos interdentales.

El cepillado dental reúne las siguientes características:

  • Es válido para cualquier persona, que deberá colaborar en la medida de lo posible para que este cepillado sea eficaz
  • Una rutina diaria de, al menos, dos veces por día
  • Cada cepillado debe durar, al menos, dos minutos

Por otro lado, la efectividad del cepillado dependerá del diseño del propio cepillo de dientes, la técnica y habilidad del cepillado, y el tiempo y frecuencia del mismo. Precisamente, de estos dos últimos aspectos hablaremos en las siguientes líneas.

El tiempo del cepillado

Respecto a este asunto no hay un acuerdo común. No obstante, todos los especialistas recomiendan lavarse los dientes al menos dos veces al día. Y una de ellas debe ser justo antes de irnos a dormir.

¿Por qué hacerlo de esta forma? Se insiste debido a que la noche es el momento más crítico del día para la boca. Son las horas donde generamos menos saliva, por lo que ésta no puede ejercer su función de tampón y protección.

Igualmente, no se recomienda que se laven los dientes justo después de comer si se han ingerido ácidos. Con esta acción tratamos de lograr que el bajo PH no provoque cambios, esperando media hora para poder lavarnos los dientes.

Por otro lado, los especialistas recomiendan cambiar el cepillo cada 2-3 meses, siendo con mayor frecuencia en el caso de los niños.

¿Cuánto debe durar el cepillado de dientes?

Cuanto más tiempo nos cepillemos los dientes, mayor será el efecto de eliminación de la placa bacteriana. Por ello, y de acuerdo a las evidencias científicas, se recomienda cepillar los dientes durante, al menos, dos minutos. Con esta acción eliminaremos un 41% de placa dental.

¿Y cómo controlamos este tiempo? Al caso vienen muy bien los relojes de arena, a los que les daremos la vuelta cuando comencemos el cepillado. Y hasta que la arena no haya bajado del todo, no pararemos de mover el cepillo.