Cargando…

Los brackets y su incidencia en la alineación dental

Desde que aparecieran en la primera mitad de siglo, los brackets han ayudado a la reparación de muchas y malas alineaciones dentales.

Los brackets son el elemento por excelencia para corregir las piezas dentales. De hecho, la mayoría de las personas que se deciden por corregir sus dientes acaban eligiendo esta opción, la cual tiene un tratamiento de entre uno y dos años.

Y es que estos problemas de mandíbula o alineación de los dientes pueden ser por herencia, por una lesión en la boca o, incuso, por una pronta o tardía pérdida de los dientes. Pero al corregir estos problemas, se consigue una sonrisa bonita y la autoestima de la persona mejora.

Además, se recomienda corregir esta mordedura deficiente para evitar problemas como las caries, enfermedades en las encías, pérdidas de dientes, dificultades para comer, etc.

Y todas estas dificultades bucales pueden ser corregidas con los brackets, que alinean los dientes mediante un sistema de presión. Estos pequeños elementos quedan conectados con un alambre y deben ser revisados cada cierto tiempo por el dentista. De metal o del color de los dientes, suelen colocarse delante de ellos, aunque también existe la opción de ponerlos en la parte trasera.

La mordedura deficiente comienza a verse entre los 6 y los 12 años y la ortodoncia se aplica en ese periodo. Y es que comenzar el tratamiento mientras el niño crece hace que los resultados sean mejores. Pero eso no excluye a los adultos de tener brackets, pues no hay una edad obligatoria para colocarlos.

Los brackets actuales

A diferencia de hace algunos años, los brackets puestos hoy en día son más cómodos. Esto se debe los materiales que tienen, los cuales aplican una fuerza suave y constante donde se requieren menos ajustes.

Y cuando tengas los brackets es importante que sigas una dieta equilibrada y evitar alimentos que puedan desprender pequeños trozos. Hablamos de las palomitas, los chicles y las mazorcas de maíz, entre otros.

Una vez que finaliza el tratamiento, es importante que uses el mantenedor de espacio cada noche. Así, la alineación se mantendrá y los dientes no volverán a moverse.

Pero después hay que ser responsables con la higiene. Y todo ello repercutirá en una sonrisa bonita y una autoestima alta, sintiéndonos mucho mejor con nosotros mismos.